"La Filosofía ha muerto" (I)


El nacimiento de la Filosofía en occidente tuvo lugar en el siglo VII a.C con Tales de Mileto en lo que los historiadores conocen como Antigua Grecia. La mayoría de los pensadores clásicos que conocemos hoy en día como filósofos fueron los responsables de cultivar y desarrollar las ciencias modernas sobre las que se sustentan las verdades de nuestra realidad actual, pudiendo ser considerados como auténticos polimatías, ya que sus conocimientos abarcaban diversos campos del saber.

Sin ir más lejos el propio Tales, además de como filosofo destacó también como astrónomo y matemático siendo el primero en determinar la altura de las pirámides a través de su sombra o enriqueciéndose al prever una buena cosecha de aceitunas mediante la observación de las estrellas; hecho que le llevó a alquilar todas las prensas de su ciudad y que a su vez le sirvió para demostrar que “la Filosofía no era una cosa inútil”, aunque para aquel entonces el término Filosofía englobaba gran parte de las disciplinas científicas.

Así pues, en un primer momento la ciencia fue desarrollada por filósofos y muchas de sus teorías científicas siguen todavía vigentes, como en el caso de la teoría atómica planteada inicialmente por los presocráticos Leucipo y Demócrito.

Sin embargo hoy día nos encontramos con una fragmentación del saber, con expertos cada vez más especializados en su campo de conocimiento. Esta especialización ha hecho que el papel de los filósofos en las ciencias quede relegado a un segundo plano, blindándola y siendo esta desarrollada únicamente por científicos especializados.

Sin ir más lejos, Stephen Hawking, uno de los más inminentes científicos posmodernos declaró que “la filosofía ha muerto”. Tal afirmación pronunciada por una figura que goza de gran reconocimiento en su disciplina científica no hace más que reafirmar el estatus social adquirido por la ciencia, el cual le permite emitir juicios de valor sobre otras disciplinas y por otro lado, proyecta el desconocimiento generalizado sobre el saber filosófico que conduce a su desvirtuación.

Pero como a todo cerdo le llega su San Martín, la inesperada llegada de la pandemia ha extendido el desentendimiento y desconfianza hacia la ciencia fruto de la incertidumbre en la que se ha visto arrojada la sociedad y potenciada por políticas poco efectivas, cambios de criterios injustificados, limitaciones en los derechos individuales, insuficiencia de medios de contención y la alta falibilidad de estos, lo cual ha llevado a la proliferación social de fake news a través de los medios convencionales y alternativos como consecuencia de  la desinformación causada por la ignorancia generalizada. Todo esto ha sido un excelente caldo de cultivo para los movimientos  pseudocientíficos y anticientíficos.

Ahora bien, ante todo este batiburrillo de información que nos llega, ¿Cómo podemos identificar lo que es realmente científico de lo que no?

Para dar respuesta a esta pregunta debemos desempolvar el cadáver de la Filosofía enterrado por Hawking para demostrar no solamente que sigue viva, sino que “además no es una cosa inútil”.

En filosofía de la ciencia, para responder a esta cuestión se utiliza lo que se conoce como criterios de demarcación de la ciencia. A lo largo de la historia de la filosofía, diferentes corrientes y pensadores han establecido diversos criterios basándose en lo que cada uno de ellos consideraba  esencial y característico de esta disciplina.

No obstante, antes de presentar estos criterios de demarcación es importante conocer que hay en la orilla opuesta a la genuina ciencia. Así pues, utilizando los criterios de demarcación podremos identificar tres posturas no científicas: la no-ciencia, la pseudociencia y la anti-ciencia.

En primer lugar, nos encontramos con un discurso que no invade ni se contrapone al científico, sino que simplemente trata un ámbito distinto al de la ciencia, como sería el caso de disciplinas artísticas o musicales.

El caso de la pseudociencia es el de un discurso no científico haciéndose pasar por ciencia. Este tipo de discurso “disfrazado de científico” trata de aprovecharse de su autoridad y crédito social.

Por último, nos encontramos con el discurso anticientífico que se opone frontalmente a la ciencia.

Una vez visto con qué podemos encontrarnos, ya podemos chapuzarnos en los criterios de demarcación de la disciplina científica y analizar conceptos tan cuotidianos como negacionismo o “plandemia”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

“La Filosofía ha muerto” (II)

  -¡Qué ganas de que nos vacunen ya de una vez y podamos volver a hacer vida normal!- proclamó Vidal en voz alta mientras se estiraba en la ...